Classical Review- San Francisco – 2008

Comentario periodístico en Classical Review
San Francisco ( 29 de Enero de 2008)

Manos de terciopelo
por Heuwell Tircuit

Para el virtuosismo técnicamente asegurado , de buen gusto, y de una musicalidad altamente expresiva, no se pueden encontrar muchos que superen a Valentín Surif en su
recital del viernes a la noche en Old First Church de San Francisco.
Todo esto, sumado al excelente programa, contribuyó a hacer esa noche especial para aquellos que enfrentaron el terrible temporal para ir a escucharlo.
Valentín Surif
El pianista argentino elaboró su programa en dos partes iguales,con una sonatina y una sonata en cada parte.Comenzó con dos de sus especialidades, la Sonatina 1950 de Carlos Guastavino y la fogosa Primera Sonata (1952) Op. 22 de Alberto Ginastera.
Una vez que ofreció la música argentina, Surif brindó la segunda parte con la Sonatina
(1905) de Ravel, seguida de la grandiosa e intrincada Soanta en Si Menor de Franz Liszt.El sólo ofreció un bis, “La nieve danza” de la Suite “Children´s Corner” de Debussy.
Guastavino(1912-2000) fue mayormente conocido por sus canciones, que fueron frecuentemente incluídas en el repertorio de primeras voces como Teresa Berganza, José Carreras, y Kiri Tekanawa.A pesar de sus extensas giras por Europa como pianista,
Su música para piano es mucho menos conocida, al menos para mí.Su Sonatina de tres movimientos es simple, basada en un modelo conservador casi impresionista, pleno de
hermosos temas y clara escritura pianística.
No es distinta a la Sonatina de Ravel, sin imitar ese trabajo armónica o melódicamente.
Los colores de la obra llevan el aroma de la Argentina,y en ella hay algo de las inflexiones melódicas de los famosos tangos de Astor Piazzolla.
Por otra parte, Guastavino evitó ritmos típicos del tango o gauchescos.Es curioso que no se escucha más a menudo en recitales, ya que es altamente efectiva y pianística .
Imbuído de Bartok
La Sonata de Ginastera, la primera de tres, está compuesta de máterial más riguroso.
Como ocurre con muchos compositores, Ginastera elabora su composición en tres períodos. Sus primeros trabajos , desde los fines de los años 30 a los tempranos 50,
demuestran un estilo folclórico influenciado por Copland con fuerte sabor latino.Los más conocidos son su ballet Panambi op. 1 ( 1936), y las Variaciones Concertantes, Op. 23, de 1953.
Para los tempranos años 50, sin embargo, Ginastera había descubierto medios más avanzados de elaborar los colores nacionales , mientras que se acercaba cada vez más fuertemente a la música de Bartok.
De estas experiencias surgieron el Primer Cuarteto de Cuerdas y la Primera Sonata para Piano.Luego, a partir de los años 60, Ginastera adoptaba un estilo de música serial, que predominó en sus últimos trabajos.
La Primera Sonata de cuatro movimientos es una obra que desplega virtuosísmo y que requiere una feroz pulsación del teclado en el primero y veloz último movimiento.
y la delicadez más sutil en el super veloz pero calmo Scherzo-un poco parecido al final de la Segunda Sonata de Chopin, así como el melancólico movimiento lento.
Esta Sonata requiere un amplio atavío de habilidades artísticas de parte del intérprete, y un particular sentido inteligente de la arquitectura para mantener el equilibrio formal de la pieza.La interpretación de Surif fue minuciosa hacia un definido y salvaje dogmatismo o el ronroneo de lirismo de acuerdo a los cambios exigidos por los temas musicales.
La poderosa lírica y el toque sutil estilísticamente francés de Surif afloraron durante la interpretación de Ravel. El elaboraba los temas, agregando sutiles y suaves toques de rubato cada tanto, permitiendo que sus dedos fluyeran a través de una interpretación
calma del homenaje del compositor al siglo 18.Lo más destacable fue su completa ausencia de sentimentalismo. A Ravel le disgustaba en exceso la ejecución almibarada
de sus obras, como una vez lo hizo recriminando a una joven pianista.: “ Señorita,yo escribí una pavana para una princesa muerta, no una pavana muerta para una princesa..”
San Valentín doma a un Gigante
Es obvio que la extensa sonata-poema tonal de Liszt es de difícil ejecución.Es una obra maestra que muy fácilmente puede transformarse en algo ridículamente trivial.Pero si un pianista tiene musicalidad y dedos ágiles, uno es atraído por la heroicidad de la interpretación.Una sección particularmente espinosa es el tema Grandioso, que puede resultar heroico o vulgar, dependiendo de la forma en que se lo interpreta.De la misma manera que con Ravel, la sección tiene que desarrollarse sin pomposidad.. Demasiado melodrama y se puede caer en lo ridículo.
Aquí, como durante todo el recital, la interpretación de Surif demostró una selección de buen gusto, un signo, quizás de madurez artística.El estiraba las frases aquí y allí para permitir que la línea musical respire. Ellas siempre usadas en el justo medio, libres de toda exageración.En algún momento se escapó alguna nota, pero en esta obra , esto es de esperar.Seriamente dudo que alguien lo haya notado.
El aspecto más sorpresivo del concierto fue la habilidad de Surif de transformar su interpretación completamente para respetar esa variedad de estilos. El podía ser turbulento para Ginastera y Liszt, o casi aireado para las obras más etéreas de Guastavino y Ravel.El fue el pianista completo, siempre ajustándose a los requerimientos del compositor, no sólo los suyos.Los mejores actores hacen eso, y también lo pueden hacer los mejores músicos.

Heuwell Tircuit es compositor , ejecutante y escritor , que fue escritor directivo de
Gramophone Japón y durante 21 años , crítico musical de San Francisco Chronicle.
Anteriormente escribió para American News y Asahi Evening News de Chicago.

Por Heuwell Tircuit © , todos los derechos reservados, 2008.

Acerca de admin

Presidente de ALAPP Argentina (Asociación Latinoamericana de Pianistas Pedagogos) afiliada a EPTA (European Piano Teachers Association) Director Ejecutivo del Certamen Musical Rioplatense
Esta entrada fue publicada en Comentarios periodísticos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.